miércoles, 29 de junio de 2016

LOS JUEVES UN RELATO: DESENCUENTROS-ENCUENTROS



Él llegó antes de tiempo.
A ella, la vida se le hizo tarde.
Él, no registraba las miradas.
A ella le incomodaba el asedio.
Amanecía al abrir su ventana, en el sur.
Hacia el norte, la luna manchaba de plata,las aguas del río.
Nada los unía, ni siquiera se conocían.
Todo los separaba, detenidos  en invierno o navegando veranos. 
Él mucho mayor.
Ella mucho menor que el menor de sus propios hijos.
La luz del día, lastimaba su incipiente calvicie.
A ella, le gustaba desnudarse al sol.
Un día cualquiera en un zenit bisiesto,se encontraron.
Los unió la geometría en la que ambos eran maestros.
Luego se dijeron adiós, sabiendo que sería el primero y último.
Viajaron al futuro vestidos de  un único recuerdo, protagonistas privilegiados de aquel dulce acoplamiento. 
En la pared, subrayado por las sábanas, dejaron anotado: 
"Que bien le va lo cóncavo a lo convexo."


20 comentarios:

  1. Fue más bien,
    como el paso de una tangente,
    que llegando desde el infinito
    roza la curva y desaparece,
    de nuevo en el espacio
    para no volver jamás.
    ¡Qué dolorosa es a veces la geometría
    para la pobre circunferencia...

    ResponderEliminar
  2. Un encuentro casual que deja huella. Pasan cuando menos te lo esperas y son difíciles de olvidar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Estupendo Bibime ha encantado la historia de ese encuentro y de ese desencuentro, mucho la forma en que lo cuentas.
    Genial el remate final.
    Dejas claro que no habrá reencuentro, pero tal vez, algún zenit bisiesto pueda ser (me encantó la fecha).
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Mágica descripción, que en un zumo de letras logra registrar todo dato importante de aquel encuentro de tan desiguales personajes, sumergiendo al lector en ese espacio, tiempo y atmósfera de la historia.
    Y que inteligente visión de la satisfacción y plenitud que pueden alcanzar dos mentes adultas, que logran entregarse y satisfacerse a plenitud, sin tapujos, ni complejos. Porque un momento de felicidad, también puede alcanzarse donde (o con quien) menos se piensa.
    Si acaso el reto de este trabajo era el encuentro-desencuentro, esta obra (a mi criterio) sobrepasó las expectativas.
    Este es un hermoso trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Encontraron la formula perfecta para asegurarse unos bellos momentos de felicidad. Y la autora. nos enseñó la perfección literaria con este bello relato.
    Mi felicitación y besos.

    ResponderEliminar
  6. Todo estaba en su contra y sin embargo...la conjunción cósmica se produjo. Yo diría que eso es tan difícil como encontrar una aguja en un pajar pero tal y como tú lo has contado parece lo más normal del mundo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ayyy que bello ...pero en algún lugar, donde las letras de las historias imaginadas se hacen real, de nuevo se cruzaran sus líneas....es el destino....nesosss..

    ResponderEliminar
  8. Así se unen, en los atardeceres y amaneceres, cuando ni es de día ni de noche... Ni blanco ni negro, para eso existen los matices...

    Beso gordo.

    ResponderEliminar
  9. Cuando está escrito que dos se tienen que encontrar... poco importan las diferencias y mucho significan las coincidencias
    Beso gigante!

    ResponderEliminar
  10. Eso es lo mejor para conseguir la unión perfecta en los momentos adecuados entre encuentros y desencuentros.

    ResponderEliminar
  11. Magistral...apenas un momento en todo el universo...para que dos puntos se encuentren y se desencuentren. Podría ser un segundo o toda una eternidad pero, que bien viene lo cóncavo a lo convexo...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Magistral...apenas un momento en todo el universo...para que dos puntos se encuentren y se desencuentren. Podría ser un segundo o toda una eternidad pero, que bien viene lo cóncavo a lo convexo...
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Magistral...apenas un momento en todo el universo...para que dos puntos se encuentren y se desencuentren. Podría ser un segundo o toda una eternidad pero, que bien viene lo cóncavo a lo convexo...
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Un gran encuentro, aunque sea breve y solo una vez, en el zenit del bisiesto.
    Una gran manera como lo has explicado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Merece la pena ese encuentro aunque solo sirva para tener el recuerdo. Todo lo tenían en su contra pero encontraron ese punto en el espacio-tiempo para tener su momento de gloria. Me ha encantado la inspiración y la forma en que lo has contado.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Encuentros magicos que se producen cuando no se esperan, que aunque solo sean instantes dejan huella. Encuentro y desencuentro que perdurara para siempre en sus recuerdos, un bello relato, besos.

    ResponderEliminar
  17. Encuentros magicos que se producen cuando no se esperan, que aunque solo sean instantes dejan huella. Encuentro y desencuentro que perdurara para siempre en sus recuerdos, un bello relato, besos.

    ResponderEliminar
  18. Un momento que quedará para toda la vida. Ese instante en que se unen las dos partes de un ying yang, lo cóncavo y lo convexo, lo uno para el otro.
    Excelente relato! Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Un momento que, por ser tan especial, se quedará siempre con ellos, es precioso
    Un abrazo BIBI

    ResponderEliminar
  20. Que bien le va lo concavo a lo convexo. Un buen resumen de tantas diferencias, que los unió. Como lo que tenían en común.
    Bien planteado.

    ResponderEliminar

apuntas algo?

navidad bloguera

navidad bloguera
gracias Mónica!!!!!!