martes, 5 de julio de 2016

LOS JUEVES UN RELATO: UN VIAJE EN CRUCERO





Llueve como el demonio, si el demonio se llueve sin que se apague el infierno.
Son tremendas las tormentas en el océano, y aunque la nave es de gran porte, ya sabemos que hasta el Tinanic se hundió.
Llevamos diez días navegando disfrutando de un exquisito confort. Alternamos comer, con ir al casino, con comer, con ir a la piscina cerrada, con comer, con ir al teatro, con comer y retirarnos a dormir. La vida es cómoda y ociosa por demás, pero fue la única forma que se nos ocurrió para llegar, nunca mejor dicho, a buen puerto.
La distancia a recorrer: seis mil quinientos noventa y tres kilómetros con sesenta y cinco metros. Calculamos que en dos días más estaremos llegando a Cabo Verde. Si bien no es el punto medio que buscábamos entre Montevideo y Cádiz, es el único lugar donde podemos establecer contacto con tierra  y así lo convinimos con la otra nave. Nos toca la parte más peligrosa del trayecto, y hemos tenido suerte de no encontrarnos ningún huracán, pues estamos en plena temporada. Se ha hecho dificultoso fijar las fechas atendiendo agendas tan complicadas. La otra nave de  menor calado  seguramente podrá acercarse a puerto con mayor facilidad de manera de poder tomar los botes y acercarse a nuestro crucero, el MS Pacific, Pacific Princess que algunos siguen llamando El Crucero del Amor. A mi gusto la vida a bordo es un poco monótona. Si no fuera porque vengo en compañía de gente maravillosa, sería muy difícil establecer contacto con otros pasajeros, provenientes de tan diversos países. Cada uno parece venir con su propio plan de entretenimiento de antemano, y las actividades recreativas en equipo no logran integrarnos. Los grupos se forman de manera artificial con lo cual se desarman al fin de cada actividad. Julie, la principal camarera de a bordo, es un encanto, y es la que nos soluciona a las “chicas” el tema de la vestimenta, algunos días más festivos que otros. Incluso ya nos aleccionó para la noche de la cena con el Capitan Merril, que será mañana.
La ansiedad nos devora. No vemos el momento de llegar a la Isla. Estos días previos, solo han sido un pretexto para poder cumplir un sueño en grande: el Primer Encuentro Juevero Intercontinental; tres días en que el paquebote, será nuestro planeta hecho de alegría y diversión, a nuestra medida. Mucho nos ha costado a todos llegar hasta aquí. La venta de los pasajes, fue una campaña agotadora pero le hemos puesto todo nuestro entusiasmo y se ha logrado completar el total de pasajeros. La editorial que publicará el tercer libro juevero “Este Jueves, un relato en alta mar” augura que será un éxito, y con el adelanto de su venta, se ha cubierto otra parte del presupuesto. Las boutiques nos han permitido que llenemos sus estanterías con productos provenientes de nuestros lugares de origen y al haberlos conseguido mediante donaciones el saldo a favor será óptimo.
¡Qué hermosos se ven los objetos mezclados con tan buen gusto! abanicos, mantones, abalorios, ponchos, dan color y brillo a los estantes, donde se ofrecen también libros, discos, y cerámicas típicas de todas las regiones. Hay afiches de Mara Laira, autografiados. Bajo los Tilos, se vende como pan caliente al igual que los libros de Tere, Charo, José Vicente, Rosa,  Gaby, Sindel, Carmen, Natalia y Alfredo. En la sección música, se ofrece el último c.d. de Gastón D. Abale y hay una hermosa exposición de fotos de Pepe, que seguro encontrarán el buen comprador que se merecen. Cecy donó quince clases de tango y los daneses ya agotaron el cupo. La sección lencería está a cargo de María Perlada y las chicas que gustan del relato erótico en particular. Sevilla se ha hecho presente enviando tres trajes típicos lucidos en la última Feria, para rifar a beneficio. Divagaciones Nocturnas, se ha ofrecido hacer un mini tour por el crucero con grupos de niños.En el almacen de delicatesen se ofrece Aceite de Oliva extra virgen de Jaen, chocolate de Vezdemarbán, productos ecológicos de la granja de Inma y dulce de leche San Ignacio y Conaprole. Argentinos y uruguayos, no se han puesto de acuerdo aun de quien es la autoría, ni cual es el más rico, por suerte entre los primos hermanos reina de todos modos la armonía.   
El teléfono me indica que tengo un whatssap. Es Juan Carlos:”Amiga, ya estamos en Cabo Verde. El viaje ha sido perfecto. Desde la tierra de Cesárea Ébora, aguardamos con enorme ilusión ver en el horizonte el enorme barco que os acerca, seguramente no tan grande como esta “zanahoria” que juntos nos vamos a comer!!!!
Ni un segundo tardo en contestar: “No veo el momento de gritar con alegría como el genovés “Tierra, Tierra” porque se que ese momento, significará, que todos los conejos llegaremos a las nubes y subidos a la luna cumpliremos un gran sueño."



Si alguien desea participar en el relato porque he pecado de omisión y obra, no tiene más que solicitarmelo. besos jueveros.


21 comentarios:

  1. Mi querida Vivi, creo que todos hemos viajo junto a ti. No escribo, no leo...estoy en dique seco, pero no será por mucho tiempo...Besos jueveros, desde aquí para ti y para tod@s los juever@s.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Chelito. Siempre estás, aquí y en mi corazón. Qué lindo viaje. Un sueño que las letras hacen realidad. Te imaginas....????? besos

      Eliminar
  2. Buen viento te lleva, que tan pronto has llegado a destino y ¡VAYA DESTINO! Me encanta esa idea y me apunto a ser ese vigía postmoderno, que en lugar de gritar comunica la llegada por whatsapp, jeje.
    Ahí queda la idea y como financiarla, así que solo falta ponerse en marcha.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Espectacular relato. (Tené en cuenta que no regalo elogios). No puedo decir menos que eso.
    Primero, incluir al barco de la serie y al menos un personaje, podría hacer que tu relato se considere una fanfiction. Una buena idea.
    Segundo, lo del crucero para jueveros es un hallazgo. Lo del origen del dulce de leche puede servir para unas degustaciones, aunque no nos pongamos de acuerdo. Y podemos defender contra el resto del mundo el origen rioplatense. Muy bien papel le diste a los jueveros que mencionas. ¿Sería una molestia incluirme? O tal vez a Mara Laira.
    Te felicito por tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Luego noté la referencia a Mara Laira. Que lector poco atento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó viajar contigo a Cabo Verde.

    ResponderEliminar
  6. Algo congestionado el crucero, pero un buen lugar para conversar de lo humano y lo divino, siempre y cuando nadie sufra de mareos.

    ResponderEliminar
  7. Pero que bonito. Esos deseos tal vez un día se cumplan. Desde luego es una verdadera aventura, divertida y bien escrita.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola. Es un metaviaje, si me permites decirlo. No sé si vas en compañía de manera física, pero se nota que no te sientes solo; es más, hay aliento por seguir el viaje, el relato, en compañía.

    Un abrazo. Pablo.

    ResponderEliminar
  9. Vaya encuentro tan atractivo. Será cuestión de pensárselo. Yo quiero aportar para la tienda de recuerdos una colección de mitones para los jueveros del otro lado del atlántico que a ellos no se los he podido regalar, aún.
    Me ha encantado Vivian.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Vaya encuentro tan atractivo. Será cuestión de pensárselo. Yo quiero aportar para la tienda de recuerdos una colección de mitones para los jueveros del otro lado del atlántico que a ellos no se los he podido regalar, aún.
    Me ha encantado Vivian.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado, emocionado y deseo que no sea solamente un relato lleno de sueños, sino que se pueda algún día hacer realidad. Sería un honor para mí poder abrazarlos a todos, mirar sus ojos y compartir mi tiempo con ustedes.
    Me has hecho volar, bah, navegar en un mar de ilusiones que llevo dentro mío. Gracias!!!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  12. Qué delicia de texto y qué maravilloso sería ese encuentro!...imborrable, seguramente... pero lamento decir que en ese caso no contarían con mi presencia en el crucero (si fuera posible iría en avión, pero JAMÁS en barco!!!) LE TENGO TERROR A NAVEGAR cruzando por alta mar y lamentaría tener que ser la única que no se sume a semejante convocatoria! jeeje
    Ha sido un placer (pese a mi miedo a navegar) acompañarte en ese sueño!
    Besos enooooooooormes

    ResponderEliminar
  13. Me encantó!!! …y ojalá un día se pueda llevar a "buen puerto" un encuentro de Jueveros intercontinental…

    …un besote!

    (Lo del origen del dulce de leche lo dejamos para otro día …jajajaja!)

    ResponderEliminar
  14. Si!!!! qué bonito sería! o será, quien sabe.... BESOS Y GRACIAS A TODOS POR COMPARTIR MI ILUSIÓN.

    ResponderEliminar
  15. Como no ofrecerme a llevar los niños¡¡ si yo no se andar sin un pequeño a mi lado...es mas,los sábados y domingos me aburro cuando no estoy de abuelita..Muy divertido viaje...te quedo de lujo este relato..besosss

    ResponderEliminar
  16. Que bien que me lo he pasado! Es que lo estaba viviendo en vivo y en directo, asi que por si surge la ocasión hare una buena provision de productos ecologicos. Voy a soplar fuerte para que tu sueño se haga realidas. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Que bien que me lo he pasado! Es que lo estaba viviendo en vivo y en directo, asi que por si surge la ocasión hare una buena provision de productos ecologicos. Voy a soplar fuerte para que tu sueño se haga realidas. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Que bien que me lo he pasado! Es que lo estaba viviendo en vivo y en directo, asi que por si surge la ocasión hare una buena provision de productos ecologicos. Voy a soplar fuerte para que tu sueño se haga realidas. Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Bibi, pero qué aventura más guapa! No te h faltado detalle. Al principio has transmitido esa sensación de monotonía y luego esa emoción al hallar todo eso que dice "merece la pena".
    Me ha encantado. Has llegado a muy buen puerto :-) :-) Un besazo.

    ResponderEliminar
  20. ¡Ohhhh, que estoy emocionada por el viaje! Y estoy dispuesta a colaborar para que se haga realidad...quien saber, mira, Julio Verne...
    Besos

    ResponderEliminar

apuntas algo?

navidad bloguera

navidad bloguera
gracias Mónica!!!!!!