miércoles, 7 de diciembre de 2016

LOS JUEVES UN RELATO: PERDIDOS.




Sí, confieso que me he perdido de mí misma. No una, ni dos, ni tres. Cientos de veces. 

Me perdí en el amor, en el color, en el dolor, en la poesía, en una calle, en un universo. 

Muchas veces me volví a encontrar, de diferentes formas, sintiendo y conociendo distintos atajos o grandes vías.

Hoy me siento alegremente perdida y voy a mi encuentro. He atravesado un camino variado. He visto diferentes rostros y distintas maneras de dar y ser.

Al emprender este viaje, pensé mucho en el libro "Comer, Rezar y Amar" y hoy escribiría mi propia versión en la que iría mezclando un poco de cada cosa, para llegar al fin de este camino que conduce de nuevo al hogar, donde como, rezo y amo, pero sobre todo donde está mi norte y mi sur, mi oeste y mi este y el centro de mi equilibrio.

Me he perdido, y he aprendido. Ha sido lo mejor que me pudo suceder. 

He llegado a la conclusión de que agradecer por lo que nos dan y nos enseñan así como a perdonar y perdonarme es lo mejor para iniciar cada día mirando hacia el futuro, recordando mis raíces y soñando con que siempre podré volver a encontrarme. Al fin y al cabo me gusta quien soy, me quiero por cada virtud y defecto y he sentido, que en un lugar, en el medio de la nada y sola, estoy acompañada, porque me tengo y eso es haber ahuyentado los fantasmas que no dejan vivir.

Perderse es un aprendizaje.

Me he perdido, y he perdido.

¡Cuánto tengo! 

(Gracias amor, porque después de dicho todo esto, es imposible perderme, sabiendo que siempre tu mano me espera en todos los caminos).

..........................

Temón de la película PERDIDOS EN LA NOCHE

16 comentarios:

  1. Me gusta perderme y veo que no soy la única, puede que en esos caminos sin andar, esas conversaciones sin final, y en tantos espacios sin ocupar, puede que nunca nos encontremos pero nos habremos perdido en las mismas ideas. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. Perderse como aprendizaje, una interesante idea.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Todos alguna vez en la vida nos hemos perdido, unas veces adrede, otras veces de forma equivocada.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta tu reflexión querida Cass, se nota mucho aprendizaje de vida, como tú dices...a veces es necesario perderse para obligarse a aprender el camino. Yo me he perdido muchas veces conduciendo en alguna ciudad, antes tenía verdadero pánico pero cada vez me lo voy tomando mejor (ahora con los GPS es más díficil)porque al final siempre he conseguido salir...
    Me alegro mucho de encontrarte por aquí de nuevo. Muchas gracias por participar.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. Que bien has descrito el perderse uno mismo , para luego encontrarse de nuevo y ser consciente que lo has hecho por propia voluntad , una buena terapia para conocerse mejor a uno mismo .Un saludo feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
  6. HOLA VIVIAN. Que bien suena esto de perderse uno mismo en los propios pensamientos y después volverse a encontrar. En el hogar amiga mia, casi siempre hallarás refugio seguro para no perderte. Es lo que ocurre normalamente
    Un entrada muy bella la tuya, muy tierna y lena de matices y matáforas. Auténtica poesia.
    Celebro volver a encontrarte por los blogs amigos de los jueveros. Besos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola! Me ha gustado mucho tu reflexión, perderse es bueno, obliga a ir más despiertos en el camino y conocer nuevas cosas.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Hola; en ciertos momentos es inevitable perderse para ir recuperando el sendero y añadir experiencia a tu currículum. Me gusta zambullirme entre palabras y en palabras ajenas y perderme en ellas. Ya luego salir es otra cosa... Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Un aprendizaje, ya lo has dicho y también es vivir a plenitud, imposible recuperarse o reencontrarse sin antes haberse perdido
    Un beso, Vivian

    ResponderEliminar
  10. Hola Vivian! Un texto muy libre y vibrante en donde tu colorida personalidad geminiana brota sin límites! Un abrazo, espero tu foto para la tarjeta!!

    ResponderEliminar
  11. Perderse es una necesidad para volver a reencontrarse, para conocer tu propia verdad y saber tus limites, siempre esta el inicio de todo en aquel hogar donde dejamos las raices. Tu escrito es como una bocanada de aire fresco, precioso. Besos.

    ResponderEliminar
  12. Me quedaría con todo tu escrito Vivian. Soy viajero impenitente y, al igual que tú mil veces me he perdido y otras tantas veces me he encontrado. Sin embargo, me quedo especialmente con el epílogo en cursiva de tu reflexiva entrada. La imposibilidad de perderse ante la certeza de que una mano, su mano, nos espera al final de todos los caminos. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Qué buena sintonía para una búsqueda, personal, íntima...¡qué bueno perderse y encontrarse! En cualquier esquina y pensarse de una manera diferente...
    Besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  14. Qué buena sintonía para una búsqueda, personal, íntima...¡qué bueno perderse y encontrarse! En cualquier esquina y pensarse de una manera diferente...
    Besos y abrazos...

    ResponderEliminar
  15. Este jueves hemos coincidido en estar perdidas, ¡Qué bueno!

    ResponderEliminar
  16. Y te aplaudo en pie por este reencuentro y este recomenzar... excelente reflexión.

    Un beso.

    ResponderEliminar

apuntas algo?

navidad bloguera

navidad bloguera
gracias Mónica!!!!!!