miércoles, 1 de marzo de 2017

LOS JUEVES UN RELATO: LA VENTANA INDISCRETA




1.- SILVIA

Somos el triangulo perfecto.
Ninguno sabe nada del otro.
Uno a la derecha. Dos a la izquierda. Los dos de la izquierda, él arriba, yo abajo.
El de arriba un tipo bien plantado venido a menos. Oigo en su piso que es mi techo, sus movimientos lentos, seguramente por haber vivido muy a prisa. Me doy cuenta a juzgar por lo que escucho, que ya está en marcha. Muy temprano en la mañana, sus sonidos se hacen audibles y le ganan al parloteo de la gente y las bocinas, que va ganando espacio y dramatismo a medida que pasan las horas. El chirrido de su persiana, me hace saber que se asomó a la ventana. Allí permanece por un rato largo. Sus habituales y pesados pasos no registran movimiento.
El de enfrente, no es muy generoso a la hora de hacerse ver, y eso que yo paso largos ratos detrás de las persianas intuyendo sus movimientos, suponiendo a partir de algún gesto pescado al azar, quien es, qué hace y sobre todo qué le une a esa rubia bella pero deslucida, que a veces abre la ventana y se deja bañar por el sol. No le basta ser dueña del Rey Sol, también me roba el astro rey.
Desde mi gris ventana que da al sur, por donde solo pasan nubes que la oscurecen aun más que la ausencia de los rayos solares esquivos, no puedo evitar seguir en la órbita del hombre de enfrente, espiando lo que sucede detrás de ese recuadro cinemascópico.  Veo que allí se vive. Que se siente el tiempo como disfrute y no se busca distraerlo con un  entretenimiento al paso. Allí bullen los sentimientos: la pasión, el amor, la atracción, el goce.
La libertad con que se asoman muy de vez en cuando a la ventana juntos, muy juntos y desnudos, muy desnudos, me cuenta de su libertad, de su felicidad, de cómo disfrutan la vida como se ve en las revistas en los anuncios de dentífricos, refrescos o relojes exclusivos.
Hace poco más de un año que vine del pueblo a estudiar. Aquí nos es fácil hacerse de amigos. Alquilo cuarto con baño, cocina, biblioteca y bañera como objeto de lujo (las esperanzas las pongo yo) por un precio módico dado todo lo que me ofrecen cinco metros cuadrados y vintenes.
Algún día seré como los de enfrente. Guapos. Elegantes. Suficientes. Delicados. Yo también tendré una vida.


2.- ROSSANA

La chica de enfrente, de aire bohemio y ojos curiosos, no sabe que yo advierto su presencia cuando tomo sol en la ventana de Juan, después de hacer el amor por segunda vez en la tarde esperando que alguna vez, me toque a mi disfrutar de nuestro sexo. Juan es atractivo, inteligente y me halaga que un hombre esté pendiente de mis gustos, pero siento que me aburro con él, que no me atrae, que su forma de hacer el amor, quizá sea un poco vanidosa y egoísta. Tedio, puro tedio. No puede dejar su autosuficiencia y aire de superioridad. Es él, que me regala sus favores. Es él… siempre él quien guía la situación. No es la primera vez que me pasa. A veces una chispa se enciende en mi cabeza: ¿será igual con todos los hombres? ¿Seré yo? ¿Serán ellos?
Mientras tanto, apenas puedo desatarme del abrazo de Juan, me acerco a la ventana con la ansiedad de cruzar mi mirada con aquellos ojos frescos y curiosos, que me espían y me excitan.


3.- ANIBAL

Cada día, me cuesta más vivir. Cada día es menos lo que necesito para vivir. Cada día, olvido un poco más el interés por mi vida, en el día anterior.
No puedo evitar escapar de la cama, cuando, el día amanece en mi, mucho antes de que salga el sol. Mientras preparo café instantáneo, enciendo la radio y escucho qué hay de nuevo. Por rutina. ¿Qué de nuevo puede haber para mi? Tuve una vida, tuve de todo y así como lo tuve, lo perdí. Como perdí las fuerzas, la juventud y las ganas, y éstas ya no volverán, seguro que no volverán de mi corazón a colgar. Lo de escribir pasó sin pena ni gloria. Con más pena por no triunfar, con menos gloria que disfrutar.
Hoy no tengo muchas rutinas. Esquivo el papel y la máquina de escribir. “¿Qué antiguo, hombre!”,  dice algún conocido que insiste en visitarme.
Hay algo que sí tiene una especie de horario y rutina: espiar detrás de los cristales de la ventana, patinados por el polvo y la lluvia que los ha vuelto discretos, ese hombre que vive en el elegante edificio de enfrente. Se lo ve en plenitud. Dinámico, Efervescente. Algo en él me recuerda lo que fui o pude ser. Algo en él me da miedo, por él más que por mi. Tal vez algún día lo pierda todo. Por eso, lo sigo día tras días detrás de la ventana, para que siga vivo, activo, lleno de proyectos. Creo que yo lo alimento con mi admiración, y él me permite vivir a su vera, dejándome morir poco a poco, sin que el mundo se entere.



20 comentarios:

  1. Hemos coincidido otra vez, querida geminiana en el punto de vista con el que hemos desmadejando nuestras historias. Cada cual a su manera pero ambas contamos lo que ven los personajes, pretendiendo tener "la verdad idealizada" de lo observan. No me ha parecido excesivo, al contrario, muy ameno tu relato . También coincidimos en que nos pasamos de las 350 palabras jajaja.
    Besos dobles

    ResponderEliminar
  2. Hola Vivian: Largo? para nada. Ni le falta ni le sobra una coma. Has ideado un trio perfecto. UN trio que nunca tendrà problemas con el cónjuge con el o la amante. Y es de lo que se trata. Que difrente es la vida de las personas, de verlas dretras de los cristales, a como són en realidad. Un ejercico saludable el tuyo. Muchos abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Un trio que siente y padece, que observa e imagina. Vidas distintas y a la vez tan parecidas. Todos un poquito vouyer. Buen relato, buen jueves.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Tres personas con sus enjundias y unidas por una ventana , muy bueno has un hecho una pequeña obra de teatro y la imagen espectacular.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Los secretos que hay detrás de cada ventana, las historias por contar, y las leyendas por imaginar, entre lo visto, lo pensado y lo soñado está el mundo tras las cortinas. Un abrazuco

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Qué buen trío de personajes, muy interesantes, padeciendo sus propias realidades y deseando tener la ajena en vez de disfrutar más. Me ha encantado, casi me he sentido mirando por sus ventanas.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Un trío con miradas distintas, quizás de lo que anhela y lo percibe en el de enfrente, es un relato excelente, Vívian.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Un trío de personas que nos demuestran una vez más, lo distinta que es la vida del el ser humano vista desde fuera.
    Me ha parecido un relato magnífico. Felicidades

    ResponderEliminar
  9. Un trio donde cada uno imagina una vida ideal en la de los otros. Me ha gustado la forma como lo explicas, como sigues cada una de sus vidas. Muy bueno, besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Vivian
    Que excelentes relatos sobre esas tres vidas diferentes sobre esos ventanales. Cada uno con sus propios conflictos a resolver, o quizá deseando la vida de las otras ventanas, las cuales jamás sabrán a ciencia cierta su verdadera realidad.
    Beso

    ResponderEliminar
  11. Muy buena la idea de presentar 3 puntos de vista diferentes .Siempre parece mejor la vida de los de enfrente .
    Quien sabe quizas sus vidas contengan tambien penurias y fracasos.

    ResponderEliminar
  12. mirá vos, por dónde! Me ha encantado este juego de tres, de cuatro, de....
    me ha encantado!
    un re abrazo,mi querida!

    ResponderEliminar
  13. Me gusta ese juego de distintos puntos de vista. Nos pusiste como observadores de todos esos puntos de vista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado Vivian!! Me admira la destreza y el arte con que has enlazado estas historias de realidades vistas en imagenes escuetas y las interpretaciones que se siguen de cada una
    Magnifico relato!!
    Beso y abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  15. Tu relato hace ver como algunas personas están pendiente de los demás para darse cuenta de que es lo que quieren tener o ser en la vida, sin estar contentos con lo que la vida les ha dado...besossss

    ResponderEliminar
  16. Un juego de muchos, más de tres: los que están y a los que se les ve. Los que son y los que les gustaría ser. Ventanas de vidas que dan a otras vidas, las que desean ser y no serán. Toda una coral. Gracias por acudir a mi convocatoria. Besos

    ResponderEliminar
  17. Real, personas imaginando, vidas ajenas y la propia vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Real, personas imaginando, vidas ajenas y la propia vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Los protagonistas conforman parte de esa ventana indiscreta que muchos desean, admiran o envidian... aunque no deja de ser la vida ajena imaginada.
    Muy bueno, Vivian!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola, Vivian. Estupendo ejercicio e inteligente el uso de los tres narradores para este reto. Al terminar he pensado en que casi te serviría de punto de partida para una historia más larga en la que los protagonistas se vayan conociendo o enredando. Son tres mundos, como el dicho de que cada casa es uno, todos ven en el otro el reflejo de lo que ansían y ello hace al relato atrapante. Me gusto mucho. ¡Saludos!

    ResponderEliminar

apuntas algo?

navidad bloguera

navidad bloguera
gracias Mónica!!!!!!