viernes, 7 de abril de 2017

HACE DOS COMPASES Y UN SILENCIO.






Una vez siendo muy niña, un bicho de luz me hizo un guiño al pasar por mi ventana, como quien deja un milagro, pronto a florecer.

Era una noche oscura, de esas que ni el trajinar del río se oye.

Recostada, con mis ojos prendidos a aquella chispa de luz, sentí que alguien sembrada migas de risas en mi almohada.

Fue la primera vez que soñé con mi compañero de juegos de mi escuela.

Se llama Francisco y aun lo sigo queriendo, pues siendo solo un sueño, fue el amor más cierto que sentí.

12 comentarios:

  1. Es que en los sueños siempre está la realidad, es el conocimiento de nosotros mismos más profundo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una luciérnaga, un milagro, risas en la almohada, así cualquiera se enamora del sueño. Preciosa foto
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. No hay más bonito sueño que soñar con ese amor , que aún no conocemos pero sabemos que de algún modo ahí está.
    Un abrazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  4. Creo que no hay amor más puro que el de infancia, pues se recuerda con tanto cariño e inocencia

    ResponderEliminar
  5. Enamorarse de un sueño....que bueno que no solamente yo pienso así...
    Yo vivo soñando ese sueño porque es lo único que me hace superar cualquier dolor..
    Muy poética forma de describir tu amor infantil...bellisimooo..besossss..
    feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! La verdad es que tratas de un tema que me encanta y es de los sueños ¡y enamorarse de un sueño! ¡Qué maravilla! A veces los sueños pueden ser mucho más fuertes que la realidad misma.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Que dulce y precioso escrito!! Y es que a veces los sueños pueden ser premonitorios o bien dejarnos un sabor dulce que nos acompañara siempre. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Que dulce y precioso escrito!! Y es que a veces los sueños pueden ser premonitorios o bien dejarnos un sabor dulce que nos acompañara siempre. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Cuánto romanticismo y magia onírica en tu relato, Vivian. Es una belleza, muy original.
    Saluditos.

    P.S me gusta mucho la camiseta de los jueveros con la que posas. Genial.

    ResponderEliminar
  10. En el mundo de la fantasía, el amor también florece. Bello texto. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  11. Breve, intenso y mágico , ¿qué más se puede pedir?
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. No hicieron falta muchas palabras para dejar en un lugar mágico ese primer amor,mágico, mmágico.
    Besos.

    ResponderEliminar

apuntas algo?

navidad bloguera

navidad bloguera
gracias Mónica!!!!!!